Renelaz

¡Parad las máquinas, que hay un gazapo! ¿Crucificamos al autor o seguimos leyendo?

Responder

Volver a “Errores en novelas históricas”